Piso Cándido Mateos

La propietaria de la vivienda, una joven opositora, nos encargó el estudio de espacios y decoración de su recién adquirido apartamento con dos adjetivos como resultado final: divertido y relajado. Así debía ser el resultado.
Divertido y juvenil porque uno y otro iban unidos. Y relajado porque… ¿de qué otra manera puede alguien echarle horas al estudio?
La buena orientación del piso y su amplios ventanales daban a la casa mucha luminosidad. Hemos tratado aprovecharla combinándola con muebles contemporáneos en blanco y negro combinando colores en telas y paredes.
Los cómodos rincones del salón y los cuartos invitan a la concentración en el duro trabajo.
En la terraza llega la hora de la diversión: sol, comensales, fiestas, noches leídas bajo la luna madrileña …

Las pinceladas orientales fueron además un expreso deseo de nuestra joven amiga.

Esperamos que os gusté el resultado final.