La terraza en cuestión era grande, pero nuestros clientes apenas la utilizaban. ¡Lástima de espacio desaprovechado!

Previamente hicimos un estudio con las distintas posibilidades, partiendo que deseaban dos ambientes totalmente diferenciados: uno abierto para verano y otro cerrado, aislado al ruido madrileño y a las inclemencias del tiempo.

Con los requisitos y el análisis de alternativas decidimos instalar para la zona veraniega un techo móvil con toldo superpuesto, automatizados ambos.

Para el otro ambiente instalamos un cerramiento de alto aislamiento térmico y acústico con paneles verticales correderos y elevables, techo totalmente cerrado y un equipo de climatización para su uso tanto en los meses de mucho frío como de calor elevado.

aldespsf4 aldespsf23 aldespsf20 aldespsf5 aldespsf19 aldespsf13 aldespsf12 aldespsf17 aldespsf25 aldespsf10 aldespsf11 aldespsf22 aldespsf27aldespsf2